miércoles, 2 de julio de 2008

Hablemos de... Ubicación Espacial en niños/as de Segundo Ciclo (3 a 6 años)



Las nociones espaciales no están dadas en el momento en que el niño/a nace, sino estas implican toda una construcción de conocimientos que se van realizando a través de diferentes etapas evolutivas que son necesarias que el niño/a vivencie.


“las fases de los conocimientos respecto a nociones espaciales son: espacio de acción (el niño/a conquista el espacio familiar, donde realiza sus movimientos; el espacio del cuerpo: basado en las relaciones de distancia con referencia a su propio cuerpo, el espacio de los objetos: donde puede establecer distancias, direcciones y localizar objetos con respecto a otros y; el espacio proyectivo: correspondiente a la etapa de la inteligencia formal donde el sujeto abstrae transformaciones y operaciones en el espacio.”

(Molins, P. (2002). “Didactividades, pequeños genios”. Edicion del tercer milenio. Argentina.)


Para favorecer el establecimiento de las relaciones espaciales es importante considerar que el niño/a adquiere las primeras nociones en función de su propio cuerpo y progresivamente, las transfiere a los objetos y a su entorno inmediato. Por ello, todas las actividades lúdicas tales como juegos corporales, bailes, recorridos con señales éticas claras, que establezcan distintas posiciones y direcciones son adecuadas para desarrollar este aspecto. Por lo cual la educadora pasa a ser la mediadora de las experiencias de aprendizaje de los educandos, para esto se deben conocer los intereses del grupo de niños/as con el que se va a trabajar.

Se debe tener en cuanta que para la realización de una experiencia de este tipo, se deben utilizar materiales y recursos concretos; es decir objetos tangibles para que los niños/as puedan manipular e ir descubriendo a través de la exploración.

Una buena estrategia para enseñarle a un niño/a de Segundo ciclo Relaciones Espaciales, es entregándoles la posibilidad de vivenciar la experiencia; ya sea explorando el espacio, descubriendo su cuerpo, y iniciándolo para que valla conociendo sus posibilidades de desplazamiento.